Para la casa y cabañas

Herramienta comprobada que ayudará a reanimar incluso las plantas de interior sin esperanza.

Pin
Send
Share
Send
Send


Desafortunadamente, las plantas de interior a veces se enferman. Si observa el modo correcto de la luz del día y el riego, y las salas verdes continúan marchitándose, consulte el remedio comprobado: el ácido ámbar. La droga estimula el crecimiento de todas las plantas y las ayuda a sobrellevar mejor el estrés.

En las condiciones modernas, el ácido succínico se sintetiza con mayor frecuencia por medios artificiales, que procesan la anhidrita maleica. No piense que la droga está hecha de ámbar natural y cuesta mucho dinero. Puede comprar este medicamento efectivo en una farmacia o en una tienda de jardinería sin arriesgar una mella en el presupuesto.

Si compra ácido en forma de tabletas, en lugar de polvo, asegúrese de frotarlas antes de disolverlas en agua. Combine el ácido succínico con otros tipos de aderezos, y las plantas lo deleitarán con una apariencia excelente. La droga tiene un efecto positivo en la microflora del suelo, matando toxinas peligrosas para la planta. Este aderezo ayuda a las flores a lidiar más fácilmente con factores de estrés como el sobrecalentamiento, la humedad excesiva y el alto contenido de nitrógeno en el suelo. Las plantas se arraigan mejor y también adquieren una fuerte inmunidad, gracias a la cual resisten de forma independiente las plagas.

La concentración óptima para la alimentación - 1 gramo de ácido, diluido en un litro de agua tibia. Si la planta necesita ser reanimada o salvada de plagas, aumente la dosis a 2-2.5 gramos por litro. Se puede usar una solución de concentración estándar para remojar las raíces (durante el día) antes del trasplante. No almacene la solución preparada durante más de uno o dos días, ya que con el tiempo su efectividad disminuye.

El ácido succínico en la concentración recomendada para la alimentación es absolutamente seguro para los seres humanos.

Pin
Send
Share
Send
Send